Datos personales

Mi foto

Hay ocasiones en las que la imaginación vuela más allá de las estrellas, veces en las que simplemente creas y creas cantidad de leyes diferentes a las conocidas, mundos inauditos, a los que desas dar imágen y validez. Nada mejor que otros vean aquello que piensas para que sea valorado. Disfruten de los universos que se crean aquí y relaciónense con ellos. Vean qué afecta en su vida, qué es igual, cómo lo cambiarían y qué harían en el lugar de x personaje. No sean tímidos y dejen lo que su mente piense en el momento. Sean felices siempre.

viernes, 8 de febrero de 2013

Monstruos en mi Armario



Monstruos en mi Armario

No, no soy una niña de cinco o seis años para hacer esa afirmación. Soy una estudiante universitaria de veinte años que creció en una sociedad incrédula y que, por defecto, es escéptica, pero lo aseveraré una vez más: hay monstruos en mi armario. ¿Por qué lo digo?

Bueno, la situación comenzó cuatro meses atrás, cuando mi familia y yo nos mudamos por sexta vez en toda mi vida. Una casa linda, amplia, lo suficiente para cuatro personas. Mi habitación por primera vez tenía armario. No diré que me emocioné demasiado, no soy un infante, pero me sentí ligeramente feliz, pues mi ropa ya no sufriría por estar en espacios pequeños como cortos tocadores u otro tipo de muebles no precisamente hechos para guardar ropa. Las primeras dos semanas transcurrieron un poco ajetreadas por todo lo que precedió a la mudanza, pero nada fuera de lo normal, hasta que la decimoctava noche llegó, la que marcaría el inicio de todo.


El día había transcurrido como debía, así que el final de éste debía ser igual y para mí así fue. Ya me hallaba bajo las sábanas de mi reconfortante cama y Morfeo me había cobijado con sus brazos, llevándome a su reino. Sin embargo, casi al instante que me sumí por completo en el mundo de la inconsciencia, la pesadilla más real que jamás hubiese tenido en mi vida me asaltó. Tenía que ver con grandes cantidades de agua, mis más grandes enemigas, ya que tenía hidrofobia. Desde la azotea de la escuela pudo verse una ola gigante que se acercaba a velocidad espeluznante hacia donde estaba, arrasando todo a su paso. Incluso pude sentir el doloroso impacto de las toneladas de agua en mi cuerpo, destrozándolo en su totalidad, quebrando cada hueso y desgarrando músculos sin misericordia, antes de sentir que el líquido llenaba mis pulmones, incapaz de evitarlo, logrando que la desesperación me cubriera.

Desperté agitada, empapada en sudor y un temor intenso. Mi pecho latía con ferocidad, asustado. Jamás me gustaron ese tipo de sueños, aunque no era común que los tuviera, cada vez que asaltaban mi descanso me perturbaban sobremanera. Sin embargo, eran sólo eso, sueños. Así que dispuesta a continuar con mi descanso, respiré profundamente varias veces y me acomodé entre las cobijas una vez más. Afortunadamente era de las personas que conseguían conciliar el sueño fácilmente. La pesadilla de esta ocasión en cuanto volví al mundo de los durmientes, tuvo que ver con el asesinato de mi familia. Llegué a casa después de la escuela, y a pesar del día soleado, cuando entré, la casa estaba plagada de sombras antinaturales, que parecían darme una sobrecogedora bienvenida. Y fue gracias a esas tinieblas que no pude detallar completamente el estado de los cuerpos de mis padres y mi hermano menor, pero lo que vi fue lo suficiente para saber que habían sido despedazados sin piedad. Habían sido rajados y destazados hasta la muerte, por lo que partes del cuerpo yacían regadas por todo el pasillo que conducía a las habitaciones y el comedor. Y al final del pasillo, una figura que no logré ver, mas sí sentí, llenó mi espíritu de espanto.

Esta vez solté un gemido de terror al tiempo que me alzaba de mi lecho. Ahora no sólo amedrentada me sentía, sino que por demás extrañada. Nunca había tenido una pesadilla tras otra. Ni siquiera había hecho algo para que ellas me atenazaran. No tenía cargos de conciencia y no solía ver u oír historia fantasmales. ¿Qué pasaba? ¿Por qué de repente estos espantosos sueños interferían en mi reposo? Negué con la cabeza tranquilizándome. No importaba. No había significado detrás de eso, que esos dos delirios se acumularan era mera coincidencia. Me dispuse a dormir una vez más. Esta ocasión, tardé más en conciliar el sueño. La tercera narcosis de la noche llegó junto con las imágenes más aterradoras y realistas para cualquier joven mujer. Me encontraba en medio del bosque plagado de oscuridad y en el que me vi sola un momento, antes de que salieran toda clase de hombres de entre la espesura de los árboles, acorralándome por completo. Sus ojos desorbitados ante la locura y la lujuria hacia brillar dementemente sus rostros, dándome a entender con sus miradas lo que deseaban hacer. Y no pude evitar que se lanzaran hacia mí y me sujetaran con sus manas y todas sus malas intenciones. Forcejé con todas mis fuerzas, pero eran intentos inútiles para soltarme y huir. Me hicieron cuanto desearon antes mis gritos y lloros desesperados.

Desperté y un grito lleno de zozobra escapó de mi garganta en tanto lágrimas de temor bajaban por mis mejillas. Eso había sido terrible. No pensé que algún día fuera a asustarme por un sueño a tal grado de llorar y mucho menos a mi edad. Incluso mis padres y mi hermano se vieron en la obligación de dejar su descanso para ir a ver por qué el grito anterior. Era increíble. Cuando me tranquilicé lo suficiente, los despaché y se fueron, aunque antes de salir, mi hermano cerró por completo la pequeña rendija que había dejado abierta de mi armario. Al quedarme sola, una sensación de alarma me envolvió. De pronto, la habitación se había envuelto de una frialdad tremenda. No pudo dormir en lo que restó de la noche y cuando la mañana siguiente llegó, me encontró cansada, ojerosa, irritable y con una concentración poco recomendable para alguien que debe estudiar. Papá salía muy temprano de la casa, por lo que ya no estaba para cuando mi hermano y yo nos levantamos. Estábamos en la cocina, desayunando algo de cereal antes de irnos a la escuela.

—¿Estás bien? —me preguntó al ver mi rostro demacrado y al percibir mi mal humor.

Dejé la cuchara en el plato de procela con brusquedad, provocando un sonido sordo.

—¿Te parece que estoy bien? —Lo miré con frustración y agotamiento—. Necesito dormir bien y reposar lo suficiente para aguantar el día y anoche no pude conseguirlo. ¿Crees que eso me hace estar bien? Tuve irrazonables pesadillas, una tras otra, lo que me saca de quicio, así que mi posibilidad de gritarle a algún maestro aumenta, lo que definitivamente repercutirá de forma negativa en mis notas o tareas, ¿piensas que eso está bien?

Él se mordió el labio inferior y manteniendo la vista en su plato con cereal, negó con la cabeza.

—Exacto. Si ya lo entiendes no hagas preguntas estúpidas. Además, ¿qué va a saber un crío de doce de los problemas de los adultos?

Tomé mi plato y lo dejé en el fregador sin pizca de amabilidad. Él me imitó y preparó sus cosas. Era yo quien lo llevaba a su instituto antes de tomar mis clases. Nos subimos al auto que mi padre me había comprado para moverme con mayor facilidad. Mantuvimos el silencio unos instantes antes de que él lo rompiera.

—Yo sé por qué tuviste esas pesadillas —Como no dije nada, continuó—. Los monstruos te visitaron. Los monstruos del armario. Como no cerraste la puerta ayer, salieron y provocaron las pesadillas. Los descubrí cunando llegamos. Hice algunos experimentos con mi armario y unas noches lo cerraba y otras, lo dejaba abierto y no dormía, quería verlos. Pero como no pasaba nada, supe que sólo trabajaban en sueños, así que…

Lo silencié cuando frené en seco en una orilla del camino. Me miró confundido.

—Bájate —solté sin apartar mi vista del frente.

—¿Eh? No entiendo. ¿Por qué?

—Me aburres con tus cuentos. Bájate.

—P-pero todavía no llegamos a la escuela, aún falta y casi es hora de entrar.

—Entonces es mejor que corras.

—Oye…

—¡Bájate!

Finalmente lo miré y mi mirada de enfado hizo que se encogiera en el asiento. Vi que sus labios temblaron y que sus ojos se llenaban de lágrimas, no obstante, hizo lo que le pedí. Puse el auto en marcha de nuevo y  no me digné siquiera a observar su figura por el espejo retrovisor. Era un tonto. Sabía que no era mi día y se atrevía a llenar mis pensamientos de historias fantasiosas como esas. No estaba para bromas. En realidad no estaba dispuesta para nada. Una simple noche de desvelo sacaba lo peor de mí, siempre había sido así. Quizás debía quedarme en casa e intentar reponer la energía que me faltaba, pero no podía faltar, estaba en un tema importante de la facultad, así que tuve que tragarme lo mejor que pude mi coraje e irritabilidad. Aun así, algunos de mis compañeros tuvieron que ser víctima de mi pésimo genio.

Llegué a la casa y mi hermano no me molestó, lo que agradecí profundamente y mi madre no me hecho pelea por dejarlo botado en la calle, lo que significa que no le dijo nada. A veces no lo entendía en absoluto. El día trascurrió normal. Ayudé a hacer la comida a mamá, hice una limpieza algo perezosa, cuando mi padre llegó todos comimos y luego me dispuse a encerrarme en mi habitación a hacer mi tarea. Era una ventaja tener un escritorio personal, así conseguía paz mental unos momentos para centrarme adecuadamente. La noche cayó y me dispuse a dormir. Cuando estaba alistándome para hacerlo, alguien tocó la puerta.

—Adelante.

La puerta cedió y mi hermano se asomó tímidamente por ella.

—¿Qué quieres?

Él giró su cabeza noventa grados a la derecha para ver el armario y al descubrir que estaba totalmente cerrado sonrió y mirándome, negó con la cabeza antes de desaparecer. Me senté en la cama, arqueando una ceja y fijé mi visión en ese hueco que servía de almacén de ropa y variantes cuyo interior era protegido por unos rectángulos de madera deslizantes. ¿Monstruos en el armario? ¿Qué se creía que era yo? ¿Una mocosa de preescolar asustadiza y cobarde? ¿Una ingenua crédula y débil de mente como para pensar por lo menos en una posibilidad de un cinco por ciento de que eso era cierto? Negué con la cabeza y levantándome deslicé la puerta un poco y dejé una fisura. No había nada que temer. No creía en nada de eso, no existían los monstruos y cuando esta noche durmiera sin problema alguno, se lo restregaría en la cara a mi hermano, al fin y al cabo, ya era lo suficientemente mayor como para dejar de lado esas patrañas.

Me di cuenta de mi error casi instantáneamente. Minutos después, pude sentir que la temperatura en el cuarto descendía abruptamente, como si algún espectro se hubiese colado por las paredes. Al mismo tiempo, logré sentir una presencia que me acompañaba y de igual modo pude percatar que me miraba penetrantemente, con tal intensidad que simplemente no pude quedarme quieta por más tiempo y me levanté, intentando vislumbrar algo fuera de lo común a través de la oscuridad impregnada en cada rincón. Cualquier sombra más oscura que la noche, formada por mis pertenencias, me aceleraba el corazón, dejándome intranquila al confundirla mi imaginación con algún ser fantasmal o criatura monstruosa. ¿Por qué me pasaba esto a mí? Con mi agitada respiración doblé mis rodillas hasta mi pecho y las abracé, ocultando mi sudoroso rostro en el hueco que se formó. Negué con la cabeza. ¡Maldita sugestión! Eso era, mi mente me jugaba una mala pasada, nada más, y por ello mis pensamientos me llevaban a imaginar cualquier locura, vez tras vez, ocasionando que la ocupación de mi cabeza no me dejara dormir nuevamente, por lo que la mañana siguiente mi batería menguó considerablemente y mi nivel de ira incrementó.

—Te ves fatal —fue el saludo de mi hermano al ver mi lamentable estado.

—¿Sí? Gracias por funcionar como declarador de lo evidente.

—¿Por qué? ¿Qué pasó?

—No pude dormir otra vez.

—¿Por qué? ¿Los monstruos volvieron a visitarte? Pero me aseguré de que estuviera cerrado...

—¡Cállate! ¡Ya no sueltes sandeces! ¡Cierra la boca de una vez! Por tu culpa y tus malditos cuentos mi mente no deja de hacerme jugarretas estúpidas. Por mí, tú y tus monstruos pueden irse por la tubería, no me interesa, ¡pero a mí ya no me molestes! ¡No me hables de tonterías! Si sigues, no volveré a llevarte al instituto sin importar lo que mis padres digan.

Tomé mis cosas y salí de la casa a paso veloz para encender el auto. Golpeé el volante con furia mal contenida. Estaba cansada, en verdad no quería asistir a clases. Minutos después, él salió de la casa y se montó en el lado del copiloto. Su mirada llena de tristeza e incapaz de alzarse, me conmovió un poco. No debí haberle gritado de esa manera. Él no era el culpable de lo que pasaba, intentaba ayudarme, con razonamientos ilógicos y niñerías, pero intentaba hacerlo. Sin embargo, no iba a dejárselo saber. Era demasiado orgullosa y ese orgullo era el que a veces me sacaba y normalmente me mentía en problemas. Ese orgullo que la noche anterior me impidió dejar cerrada la puerta del armario, con tal de demostrar lo equivocado que estaba él. Ese orgullo que no me permitía estar equivocada ni una sola vez, porque no podía estarlo, sin importar qué. No iba a caer en una trampa de niños.

La el manto nocturno volvió a cubrir todo una vez más. Después de correr a mi hermano una vez más, quien volvió a verificar que el armario estaba cerrado, abrí las puestas de par en par del susodicho. Nada de ranuras ahora. Era todo o nada. Estaba apostando la credibilidad de mi hermano y la mía. Al final, estaba entrando en aquel juego inmaduro, ¡pero qué más daba! Debía terminar con ese maldito dolor de cabeza y para ello debía seguir las reglas. Apagué las luces y me senté en la orilla de la cama, de tal manera que quedé mirando fijamente las siluetas que formaban los abrigos y las demás ropa. Pasaron los minutos y estos se convirtieron en horas, en las que absolutamente nada pasó.

—¿Qué es esto? ¿Por qué no salen? ¿Están escuchando? ¡No sean unos cobardes y aparezcan! —El silencio fue mi respuesta—. Por supuesto que no se dejarían ver. Son mera fantasía. ¿Cómo ver algo que no existe? Maldita sea…

Estaba harta. Era una verdadera imbécil. ¿Realmente que idiotez estaba cometiendo? Me levanté con brusquedad del colchón, me dirigí al armario y cerré sus puertas con violencia importándome poco el estruendoso ruido que ocasionó mi acción y que podría despertar al resto de la familia. ¡Al diablo con todo! Regresé a mi cama y me recosté en ella. Dado mi enfado anterior y mis reproches constantes hacia mí misma por ser tan débil, no logré el letargo absoluto hasta bien entrada la madrugada, para ser exactos, tan sólo logré dormir escaso par de horas. Sonó mi alarma y me hallaba por demás agotada. Ni siquiera me encontraba tan gruñona, la fatiga me lo impedía, así como se interpuso en mi acto de alzarme de la cama. Me dolía el cuerpo y la cabeza. Punzadas agudas recorrían cada centímetro de ellos, por lo que opté por no ir a clases. Al poco tiempo, escuché toques en la puerta y que ésta cedía poco a poco, dejando ver la mitad de la cabeza de mi hermano.

—¿Qué?

—¿No vas a ir a la escuela?

—Me siento mal, ¿no ves?

Él miró el armario y lo vio cerrado. Frunció el entrecejo. Sabía lo que pensaba. ¿Por qué no iba a poder dormir si las puertas estaban cerradas? ¿Por qué los supuestos monstruos me visitaron si no había forma de acceso? En serio era un bebé.

—Vete, quiero descansar.

—Ah, pero… Necesito que me lleves a la escuela.

—¿No oyes que estoy enferma? Ve caminando.

—Está muy lejos y no tengo tiempo. ¿No puedes sólo ir a llevarme y regresarte?

—No puedo, pídeselo a mamá.

—Sigue dormida, no quiero molestarla.

—Una vez no hace daño, anda. No me fastidies.

Dudó unos momentos porque quedó de pie en su lugar unos segundos más, pero al final se fue, dejándome sola. Desafortunadamente, no logré cerrar los ojos de manera constante en toda la mañana. Incluso en cada parpadeo el dolor de cabeza aumentaba, como si estuviera sumida en un hechizo en el que al simple contacto con la oscuridad, mi mente fuera bombardeada por desgaste continuo, condenada a no tener relajamiento nunca. Al final, me cansé de estar en la cama sin hacer nada y me dispuse ir a hacer algo productivo. Hacer unas llamadas a mis amigos y ver qué habían visto en clases, que me pasaran la tarea, cosas normales y necesarias. Dado que quería concentrarme lo mejor posible, me tomé unas píldoras para el dolor; no obstante, antes de realizar cualquier actividad, me tomaría un baño. Fui por mi ropa al armario y al escindirlo el terror de las noches pasadas, la perturbación y el nerviosismo regresaron a mi ser, con una recarga extrema, logrando que temblara y mis piernas no sostuvieran su peso y caí al suelo sosteniéndome sobre ellas.

Delante de mis ojos, un escrito hecho con un líquido verde, viscoso y grotesco, rezaba:

“Haud Requi

¿Sigues sin creer?”

Y bajo el texto, la foto de mi hermano manchada en rojo. La tomé con pulso inseguro y palpé el líquido. El olor a muerte o vida, o lo que fuera que representara la sangre, inundó mis pulmones. ¿Qué significaba eso? ¿Quién había escrito eso allí? No había nadie en la casa aparte de mí. Mamá había ido al supermercado. No pudo haberse escrito solo. Y esa sangre, ¿de dónde había salido? ¿Es que realmente esas criaturas fantasiosas existían como engendros crueles que hacían lo que se les antojaba? Negué con la cabeza y lágrimas cayeron a mi regazo. No lo creía, me negaba a aceptarlo. Si así era, ¿por qué aquel pavor innatural se apoderaba de mi cuerpo y evitaba que me moviera? ¿Por qué esa foto y esas oraciones me parecían una amenaza?

Me di cuenta muy tarde que en el momento en que quise refutar la existencia de ellos, me había quedado a su completa merced. Y ahora no puedo hacer otra cosa que creer, admitir que soy una marioneta en los propósitos de ellos; no debe caber en mí la duda de que me quitarán cualquier cosa si lo desean; debo estar segura de que me despojarán de todo si lo deciden, tal como me arrebataron a mi hermano aquel ominoso día en el que recibí la llamada de su escuela, diciendo que estaba en el hospital. Se había quedado dormido en clases y ya no pudo despertar. Había obtenido un sueño eterno, un sueño que yo no podía abrigar desde entonces y cuando recuerdo es entonces que no puedo evitar preguntarme la clase de seres que son aquellos “monstruos” habitantes del armario, cual dioses del sueño denegados. Solo sabía que ante su poder y capacidad, eran dignos de temer y soy una esclava que vive con ese continuo miedo, como seguramente miles de personas en el mundo.

Dicho lo anterior, reitero, los monstruos en mi armario, existen.

Fin