Datos personales

Mi foto

Hay ocasiones en las que la imaginación vuela más allá de las estrellas, veces en las que simplemente creas y creas cantidad de leyes diferentes a las conocidas, mundos inauditos, a los que desas dar imágen y validez. Nada mejor que otros vean aquello que piensas para que sea valorado. Disfruten de los universos que se crean aquí y relaciónense con ellos. Vean qué afecta en su vida, qué es igual, cómo lo cambiarían y qué harían en el lugar de x personaje. No sean tímidos y dejen lo que su mente piense en el momento. Sean felices siempre.

miércoles, 29 de enero de 2014

¿Pesadilla?



¿Pesadilla?

Corría de manera desenfrenada, sin ningún cuidado. Detrás de ella podía escuchar los terroríficos gritos de sus compañeros de aventuras. Tarde lamentaron haberse internado por ese bosque maldito, porque su incredulidad les había hecho dudar de las leyendas que corrían sobre este bosque lleno de altos árboles y tupida vegetación que en este instante se le atravesaban como filosas armas blancas, cortando la piel de su rostro y brazos descubiertos. Aún sus manos sangraban ya por los cortes al apartar la espesa maleza, pero nada de eso le importaba, ni el dolor físico que le exigía agilizar sus piernas como nunca antes lo había hecho.

No, lo que a ella le importaba, era escapar de los dardos que estaban clavándose en ellos como si fueran tiros al blanco. Aquellos monstruos enfundados en piel humana, pero con rasgos y garras de bestia, salvajes en su más sádica naturaleza, los estaban cazando con aterrante facilidad. Moviéndose con agilidad, dando enormes saltos, caían delante de ellos y sus manos tajaban los cuerpos débiles de sus amigos,  paralizados por el veneno de los dardos incrustados en sus carnes y los gritos de dolor al ser destazados por  esas enormes garras, taladraban sus oídos, pero el intenso terror hacía correr su adrenalina impeliéndola a no detenerse.

Llegó a un claro y miró al cielo suplicando con fuertes sollozos, espesa y corta respiración, una oportunidad. Una ruta de escape, pero ante ella no había más que la imperante vegetación. Tomó una ruta cuando detrás de ella se escuchó una de las bestias. Podía oler su olor fétido y su presencia era poderosa. Gimió ahogándose por la falta de aire a causa del cansancio y gritó cuando las negras nubes soltaron su lluvia trayendo con ella granizo, ahora no solo la vegetación la lastimaba, sino también los grandes pedazos de hielo que se colaban a través de la cortina de ramas sobre ella. Todo estaba en su contra. Detrás, sintió a la bestia saltar, pronto caería sobre ella.

Se detuvo de pronto cuando al salir de la maleza, se encontró frente a un alto risco. Abajo, un río de turbulentas aguas corría sin que nada pudiera detenerlo. Miró la pared del risco. Muy peligroso por las enormes salientes de piedra en esta. Había dos maneras en las que moriría. En manos de la bestia o azotada contra las salientes de la pared del risco. ¿Qué era peor? Volvió a gritar cuando un dardo se incrustó en su espalda. Fue sumamente doloroso. Su expresión de terror se contrajo de puro tormento.  Algo caliente corrió por sus venas ajeno a la adrenalina y la sangre. Algo como fuego que la hizo caer de rodillas, casi paralizada. Se arrastró hasta el borde del risco. Un dardo más se incrustó en su nuca. Haciendo un último esfuerzo, sujetó el borde  y se ayudó en su arrastre. Mejor morir en el aire que en manos del cruel asesino. Se lanzó y en su primer rebote con una saliente, su cuerpo se destrozó. No solo pudo sentir el quiebre de sus huesos, sino que escuchó el fatal sonido, crack, crack… 

Esta —se dijo en un último y agónico pensamiento—, es tan solo una horrible pesadilla.

¡Despierta!